Consejos para tus corbatas

La corbata es una de esas prendas de vestir que no pueden faltar en el armario de ningún hombre. Se puede usar de una manera formal para acudir a algún acto importante o para el uso diario por lo que es esencial tenerla siempre perfectamente cuidada e impecable.

Si quieres mantener tus corbatas en el mejor estado posible, no pierdas detalle de los siguientes consejos que te ayudarán a conseguirlo sin problemas.

Arrugas

Es normal que cada vez que uses una corbata y vayas a guardarla se terminen formando arrugas en la misma. Para evitar tales arrugas, lo mejor es colgarlas en un corbatero. Recuerda que no debes planchar nunca la corbata y en el caso de que quieras eliminar alguna que otra arruga, debes usar el vapor de la plancha. El calor de la plancha puede dañar y estropear la corbata. En el caso de que debas planchar la corbata, debes hacerlo poniendo un pequeño paño encima para evitar el exceso de calor en la misma.

Lavado

En el caso de que te manches la corbata, es posible que tengas muchas dificultades a la hora de eliminar dicha mancha. Es por ello que debes tener mucho cuidado de no mancharla, aunque si lamentablemente esto ocurre, coge rápidamente un paño húmedo y frota para tratar de acabar con ella. Si a pesar de ello persiste la mancha, deberás acudir lo más pronto posible a una tintorería. ES importante que sepas, que a pesar de eliminar la mancha, es posible que tu corbata se deteriore y sufra algún tipo de daño debido al uso de productos químicos.

Guardar

A la hora de guardar las corbatas, lo mejor es hacerlo en un corbatero dentro del armario. Otra opción igual de válida consiste en enrollarlas y meterlas con cuidado en un cajón del armario. Es importante que sepas que las corbatas no se deben colgar en un perchero ya que que con el paso del tiempo pueden perder su forma debido a que se estiran en exceso.

Desatar

En cuanto al momento de desatarse la corbata, es importante evitar estirar demasiado de ella ya que puedes dañar seriamente el tejido de la misma. Debes desatarla con tranquilidad y siguiendo los pasos inversos que realizaste al momento de ponértela en el cuello.

Estos son algunos consejos realmente prácticos que te ayudarán a cuidar todas tus corbatas perfectamente y tenerlas siempre en el mejor estado posible.